Perdí un hombre que se encontró



Perdí un hombre que se encontró

Reclinado en las manos como la gloria de descanso de la niñez,
Una mirada de mil yardas saltó más allá de la arena gruesa,
Donde las olas ondulantes coronaban relatos graciosos,
Chamuscando sonrisas sobre un hombre de labios como lazos.

Viento no sabía su nombre, pero sopló a través de los sueños,
Las distorsiones bailaban en sus ojos salvajes tan azules,
Tal vez de esquemas, o victorias parece,
O el amor tranquilo, ahora los momentos tan pocos.

Bajo la sombra, sin voz, el vagabundo guardado,
Desde dónde, por qué idioma, las preguntas se acumulan,
Delgado pero fuerte, accesible, demacrado, pelo revuelto,
Perdí a un hombre que se encontró, un ilusión, una vez verdad.

Tagged:  #El Salvador